Rampa de lanzamiento

Diseño de la rampa

La plataforma de lanzamiento es el elemento que permite que el cohete, en el momento de su lanzamiento, tenga una base donde apoyarse y descansar, además de permitir su guiado durante el despegue, dando lugar a un vuelo inicialmente nominal.

La plataforma de lanzamiento del cohete NAOS tiene una altura de 2,84 m.

Está diseñada con una barra vertical rígida con sección cuadrada de 1,5 m soldada a la base y a tres cartelas que la fijan y resisten los momentos laterales de la estructura.

A la barra vertical se le acopla otra barra de 2’5 m, desmontable, cuya sección es la mostrada en la siguiente figura.

Sección de la barra guía

Será a través de ella por donde deslice la guía del cohete y le permita permanecer con una trayectoria completamente vertical durante el tiempo que se encuentre en la rampa de lanzamiento.

La rampa dispone de una plancha de acero que sirve de soporte para el cohete, con un agujero en el centro por donde se evacuan los gases del cohete durante el despegue.

Todos los elementos citados anteriormente se fijan mediante tornillos a una base de madera.

Adicionalmente, se coloca una barra final, conectada a la barra principal y formando un ángulo con ella y con el suelo, donde se ancla con una piqueta.

Esto sirve para rigidizar la parte más alta de la barra principal.

Fabricación

Durante su fabricación surgieron varios retos. En primer lugar, debe ser una estructura robusta, firme y resistente que no cediera antes las vibraciones del cohete. Por otro lado, debe servir de guía para el cohete con el menor rozamiento posible pero con capacidad de soportar desalineamientos del empuje durante el despegue. Y por último debe ser lo más simple, fácil de fabricar y con menor coste posible.

La robustez se consigue con una amplia y rígida base hecha a partir de una tabla gruesa de madera, con una plancha de acero inoxidable atornillada a ella y con 4 barras rigidizadoras acompañadas de otra plancha de acero doblada en forma de «S», sobre la que se apoya el cohete.

Como ya se ha comentado, el cohete se posicionará sobre la plancha doblada en forma de «S», como
se muestra en la siguiente figura:

Para satisfacer el objetivo de guiar adecuadamente el chete, se incorpora una barra de aluminio de 3 metros de altura con una sección idónea para el guiado del cohete, acoplada y atornillada a la barra de acero central.

Sección de la barra guía

Al ser una barra tan esbelta, presenta problemas de vibraciones a flexión, y más aún frente a las cargas que realizaría el cohete durante su ascenso por la rampa de lanzamiento. Por lo tanto, se rigidiza aún más el sistema colocando una barra atornillada a la parte más alta de la barra guía y dispuesta de manera oblicua hasta apoyar en el suelo.

Vista del anclaje de la barra oblicua rigidizadora de la rampa.

Por último, tanto esta última barra como la base de la plataforma, se anclarían al suelo mediante piquetas, para dar aún más estabilidad y rigidez a la rampa.

Tras una mano de pintura blanca, algunos detalles como pegatinas de «NAOS» o «Coheteros», y un apoyo de goma espuma para absorber los pequeños impactos que pueda dar el cohete antes del despegue, se obtiene una rampa de lanzamiento como la que se muestra a continuación.